Agenda tu cita 8120892244

¿Qué es el Reflejo de marcha automática?

Los reflejos son acciones o movimientos involuntarios. Algunos movimientos son espontáneos y forman parte de las actividades habituales del bebé. Otros responden a ciertas acciones. Los reflejos ayudan a identificar la actividad normal del cerebro y de los nervios. Algunos reflejos se producen solamente en períodos específicos del desarrollo. 

Los reflejos primitivos son patrones de movimiento de reacción automática e involuntaria dirigidos por una parte muy primitiva del cerebro, que una vez que han cumplido su función de supervivencia son reemplazados por estructuras más sofisticadas (reflejos posturales), que se controlarán por el córtex cerebral, lo cual nos permiten valorar el estado neurológico del bebé en los primeros meses de vida y una evolución neurológica favorable del sistema nervioso central a medida que vayan desapareciendo, ya que esto es necesario que ocurra para la adquisición de nuevas habilidades tanto físicas como cognitivas, por lo que su persistencia, intensidad anormal o reaparición son signos de disfunción del SNC.

¿Por qué se generan estos reflejos en los bebés?

Los bebés humanos nacen neurológicamente inmaduros y estas respuestas automáticas proceden de una antiquísima herencia genética. Algunos de ellos irán desapareciendo y otros se convertirán en actos voluntarios que le permitirán adquirir habilidades. Que estén presentes al nacer y que vayan desapareciendo paulatinamente, además de ayudar al bebé permite evaluar el correcto estado y desarrollo de su sistema nervioso.

¿Cuáles son los reflejos del recién nacido?

  • Reflejo de búsqueda:

Este reflejo se produce cuando se toca o acaricia la comisura de los labios del bebé. El bebé gira la cabeza y abre la boca para seguir y «buscar» en la dirección de la caricia. Esto ayuda al bebé a encontrar el pecho o el biberón para alimentarse. Este reflejo dura alrededor de cuatro meses.

  • Reflejo de succión:

La búsqueda contribuye a la preparación del bebé para la succión. Cuando el techo de la boca del bebé entra en contacto, el bebé comienza a succionar. Este reflejo comienza alrededor de la semana 32 del embarazo, y no se desarrolla completamente hasta las 36 semanas aproximadamente. Por este motivo, la capacidad de succión de los bebés prematuros puede ser débil o inmadura. Los bebés también tienen un reflejo de llevarse la mano a la boca que acompaña los reflejos de búsqueda y de succión y pueden chuparse los dedos o las manos.

  • Reflejo de Moro:

El reflejo de Moro con frecuencia se denomina reflejo de sobresalto porque generalmente se produce cuando el bebé se sobresalta por un sonido o un movimiento estrepitoso. En respuesta al sonido, el bebé echa la cabeza hacia atrás, abre los brazos y las piernas, llora, y después vuelve a colocar los brazos y las piernas en la posición original. El bebé puede sobresaltarse con su propio llanto y así generar este reflejo. Este reflejo dura unos dos meses.

  • Reflejo tónico del cuello:

Cuando se gira la cabeza de un bebé hacia un lado, el brazo de ese lado se estira y el brazo opuesto se dobla a la altura del codo. Esto a menudo se denomina posición «de esgrima». El reflejo tónico del cuello dura aproximadamente entre cinco y siete meses.

  • Reflejo de prensión:

Acariciar la palma de la mano del bebé provoca que el bebé cierre los dedos en un apretón. El reflejo de prensión dura hasta aproximadamente los cinco o seis meses de edad.

  • Reflejo de Babinski:

Cuando se acaricia firmemente la planta del pie, el dedo gordo se dobla hacia la parte superior del pie y los otros dedos se despliegan en abanico. Este reflejo es normal hasta aproximadamente los dos años.

  • Reflejo de marcha automática.

Este reflejo también se denomina reflejo de caminar o de baile, porque pareciera que el bebé da pasos o baila cuando se lo sostiene erguido con los pies tocando una superficie sólida. Dura aproximadamente dos meses.

¿En qué consiste el reflejo de marcha automática?

Es un reflejo arcaico que se da en los seres humanos durante las primeras semanas de vida, generalmente hasta el primer mes.

Aparece generalmente a partir del cuarto día de vida cuando se sujeta al niño por debajo de las axilas sobre un plano recto y este flexiona o estira sus piernas alternativamente como si quisiera caminar. Este reflejo termina desapareciendo alrededor del primer mes de vida y se convierte en lo que serán los primeros ejercicios en los que el niño comienza a andar mediante sostén o intentando alcanzar un objeto. Si este reflejo se extiende más allá del primer mes de vida y continúa su conducta refleja se considera como signo patológico en el desarrollo del sistema nervioso.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes