Agenda tu cita 8120892244

¿Qué tipos de paresias se presentan en niños?

La paresia en niños se refiere a una debilidad muscular parcial o incompleta que afecta la capacidad del niño para mover una parte del cuerpo de manera adecuada. Este término médico se utiliza para describir una condición en la cual los músculos no están completamente paralizados, pero muestran una disminución significativa en su fuerza y tono muscular, lo que afecta el movimiento y la función motora del niño.

Síntomas de la Paresia en Niños

Los síntomas de la paresia en niños pueden variar según la causa subyacente y la ubicación específica de la debilidad muscular. Algunos signos comunes pueden incluir:

  • Debilidad Muscular
  • Dificultad para Caminar o Realizar Actividades Motoras
  • Asimetría o Diferencia en el Tono Muscular
  • Fatiga Muscular

Tipos de paresias

  • Parálisis Cerebral

La parálisis cerebral (PC) es un término amplio que describe un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura que afectan el control muscular debido a lesiones o anomalías en el cerebro en desarrollo. Las características principales incluyen dificultades en la coordinación motora, tono muscular anormal y a menudo problemas asociados con el habla y la deglución.

  • Hemiparesia

Debilidad muscular que afecta un lado del cuerpo, ya sea el lado derecho o izquierdo. Es comúnmente causada por lesiones en el cerebro como un accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico o condiciones neurológicas como la parálisis cerebral. La hemiparesia puede variar en severidad, desde una debilidad leve hasta una parálisis parcial del lado afectado.

  • Diparesia

Debilidad muscular que afecta ambos lados del cuerpo de manera simétrica. Es menos común que la hemiparesia y puede ser causada por condiciones neurológicas como la esclerosis múltiple, ciertos tipos de parálisis cerebral u otras enfermedades del sistema nervioso central.

  • Cuadriparesia

Debilidad muscular que afecta a los cuatro miembros (brazos y piernas). Puede ser causada por lesiones o enfermedades que afectan la médula espinal o el cerebro, como traumatismos, enfermedades degenerativas o trastornos neuromusculares. La gravedad de la cuadriparesia varía dependiendo de la causa subyacente y puede afectar la movilidad y la función del paciente de manera significativa.

  • Monoparesia

Debilidad muscular que afecta solo un miembro, ya sea un brazo o una pierna. Puede ser causada por lesiones nerviosas periféricas, accidentes cerebrovasculares o trastornos neuromusculares específicos. La monoparesia puede ser una manifestación de diversas condiciones y su gravedad puede variar desde una debilidad leve hasta una parálisis parcial del miembro afectado.

  • Paresia Espástica

Debilidad muscular acompañada de espasticidad, que es un aumento en el tono muscular y rigidez. Es común en condiciones como la parálisis cerebral espástica, donde los músculos afectados pueden estar constantemente contraídos, lo que dificulta el movimiento y la flexibilidad.

  • Paresia Flácida

Debilidad muscular que se acompaña de una disminución en el tono muscular, lo que resulta en músculos que se sienten blandos o laxos. Es típica en condiciones donde hay daño o afectación de la motoneurona inferior, como en ciertos tipos de neuropatías periféricas o en etapas tempranas de algunas enfermedades neuromusculares.

  • Paresia Focal

Debilidad muscular que afecta sólo una parte específica del cuerpo, como un grupo muscular o una región corporal limitada. Puede ser causada por lesiones nerviosas localizadas, trastornos neurológicos localizados o condiciones como el síndrome de Guillain-Barré, donde la debilidad inicialmente afecta áreas específicas antes de generalizarse.

  • Paresia Progresiva

Debilidad muscular que empeora gradualmente con el tiempo. Puede ser un síntoma de enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o ciertos tipos de enfermedades neuromusculares progresivas. El tratamiento se centra en la gestión de los síntomas y la ralentización de la progresión de la enfermedad.

  • Paresia Aguda

Debilidad muscular que se desarrolla repentina y rápidamente, a menudo en cuestión de horas o días. Puede ser un síntoma de condiciones agudas como un accidente cerebrovascular, una infección viral que afecta el sistema nervioso central o un traumatismo severo. El tratamiento suele ser urgente y busca identificar y tratar la causa subyacente rápidamente.

  • Paresia Crónica

Debilidad muscular persistente que se mantiene durante un período prolongado, generalmente más de seis meses. Puede ser secundaria a enfermedades crónicas como ciertos tipos de polineuropatías, enfermedades neuromusculares progresivas o secuelas de lesiones nerviosas o traumáticas.

  • Paresia Motora

Debilidad muscular causada por una disfunción en la vía motora del sistema nervioso. Puede afectar la capacidad del individuo para realizar movimientos voluntarios y puede ser parte de diversas condiciones neurológicas y médicas.

Tratamiento y Manejo

El tratamiento de la paresia en niños depende de la causa subyacente y la gravedad de la condición. Puede incluir:

  • Terapia Física y Ocupacional:

Ejercicios y técnicas para fortalecer los músculos afectados, mejorar la coordinación y aumentar la funcionalidad motora.

  • Tratamiento Médico Específico:

Dependiendo de la causa, puede ser necesario el tratamiento médico dirigido, como inmunoglobulinas intravenosas en el caso de síndromes autoinmunes.

  • Dispositivos de Asistencia:

El uso de ortesis, dispositivos de soporte o ayudas técnicas puede ayudar al niño a mantener la función y la independencia en las actividades diarias.

  • Seguimiento y Rehabilitación Continua:

Es fundamental un seguimiento regular para ajustar el plan de tratamiento según sea necesario y monitorear el progreso del niño en el manejo de la paresia.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes