Agenda tu cita 8120892244

Escala de Evaluación de Habilidades de Comunicación

La escala de evaluación de habilidades de comunicación (CSBS por sus siglas en inglés: Communication and Symbolic Behavior Scales) es una escala que permite detectar trastornos de la comunicación desde los 8 meses de edad, los cuales suelen presentarse en los trastornos del espectro autista

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que puede ser difícil de detectar en etapas tempranas debido a que su diagnóstico se realiza observando patrones de comportamiento que pueden pasar desapercibidos hasta etapas más avanzadas, usualmente identificándose alrededor de los tres años. Actualmente la Academia Americana de Pediatría recomienda que se realicen estudios de tamizaje para autismo en los niños entre los 18 y 24 meses, ya que las intervenciones tempranas permiten que se obtengan mejores resultados para el neurodesarrollo y la funcionalidad del niño. 

La escala CSBS está diseñada para detectar problemas en la comunicación incluso antes de que el niño aprenda a hablar, esto es posible debido a que ciertos comportamientos pueden predecir si el niño presentará problemas en un futuro para hablar, expresar sus emociones o comprender otros tipos de lenguaje. 

Escala CSBS

La escala CSBS se trata de un cuestionario de 24 ítems que sirven como tamizaje para la detección de alteraciones en el lenguaje y comunicación que pueden orientar hacia un diagnóstico temprano de autismo. El cuestionario evalúa 3 dominios: comunicación emocional y social, lenguaje receptivo y expresivo y comportamiento simbólico. La mayor ventaja de esta escala es que puede ser realizada por los cuidadores principales (idealmente quien tenga contacto estrecho con el niño) o por el médico evaluador y toma entre 2 a 5 minutos de realizar. 

La escala fue realizada por Wetherby y Prizant en 2002 y fue inicialmente realizada para detectar trastornos de la comunicación, sin embargo posteriormente fue validada como una herramienta de tamizaje para autismo que puede ser utilizada en etapas tempranas desde los 8 meses de edad. 

Los 24 ítems de la escala se encuentran organizadas en 3 áreas y 7 dominios

  • Comunicación
  • Emociones y Mirada 
  • Comunicación 
  • Gestos 
  • Lenguaje expresivo
  • Sonidos 
  • Palabras 
  • Simbolización
  • Comprensión 
  • Uso de objetos

Áreas de evaluación

  • Comunicación

Incluso cuando un niño aún no aprende a hablar, es capaz de comunicarse con sus padres o cuidadores por medio de otras formas. Usualmente esto lo hacen por medio de gestos (sonrisas, caras de sorpresa, pucheros), risas o llanto y miradas. Esto permite que las personas alrededor del niño puedan identificar si se encuentra triste o contento. 

Además,suelen buscar la atención de sus padres o cuidadores, por ejemplo, suelen señalar objetos que quieren alcanzar para pedir ayuda, repiten comportamientos que han hecho reír a los otros o muestran a otros objetos que ellos encuentran interesantes. 

  • Lenguaje expresivo

Dependiendo de la edad del niño pueden utilizar sonidos o palabras para expresarse, esto puede ir desde gritos, balbuceos o palabras simples para llamar la atención, pedir algo o mostrar sus sentimientos. 

  • Simbolización

La comprensión puede ir desde comportamientos simples como voltear cuando dicen su nombre hasta seguir órdenes simples. Sobre todo se toma en cuenta el lenguaje verbal en este rubro, ya que se espera que conforme pase el tiempo el niño sea capaz de comprender instrucciones más complejas. 

Otra cuestión importante es el uso de objetos, los niños aprenden por medio de la observación a utilizar una variedad de objetos y suelen repetir lo que ven a su alrededor. Incluso en etapas muy tempranas aprenden a llevarse el biberón a la boca, patear una pelota o ponerse un teléfono en la oreja. 

La CSBS se compone de tres partes principales:

  • Escala de Perfil de Desarrollo de la Comunicación (PDSC):

Esta parte de la CSBS se centra en evaluar las habilidades de comunicación del niño, incluyendo la comunicación verbal y no verbal, el juego simbólico y la interacción social. Se observan comportamientos como la atención conjunta (el niño comparte atención con otra persona sobre un objeto o evento), la regulación social (el niño responde a los intentos de interacción social de los demás) y las habilidades de comunicación expresiva (como gestos, vocalizaciones y primeras palabras).

  • Escala de Evaluación del Desarrollo de la Socialización (SDS):

Esta parte de la CSBS evalúa las habilidades sociales del niño, incluyendo la habilidad para establecer y mantener relaciones sociales, la empatía y la comprensión de las emociones de los demás. Se observan comportamientos como la respuesta emocional (la capacidad del niño para expresar y comprender sus propias emociones y las de los demás), la conducta de imitación social (imitar acciones sociales de otras personas) y la conducta social (como compartir, turnarse y consolar a otros).

  • Lista de Verificación del Cuidador (CSBS-C) o Cuestionario del Cuidador:

Este componente permite a los cuidadores proporcionar información sobre el desarrollo comunicativo y social del niño en el entorno natural. Los cuidadores completan un cuestionario que complementa la información recopilada durante la evaluación directa del niño.

La aplicación de la CSBS en neuropediatría permite a los profesionales evaluar de manera integral las habilidades de comunicación y socialización de los niños, lo que facilita la detección temprana de posibles retrasos en el desarrollo o trastornos del espectro autista. Esta detección temprana es fundamental para iniciar intervenciones y tratamientos lo antes posible, lo que puede mejorar significativamente los resultados a largo plazo para los niños y sus familias. Además, la CSBS proporciona información detallada que puede guiar el desarrollo de planes de tratamiento individualizados y seguimiento a lo largo del tiempo para monitorear el progreso del niño.

Valoración de resultados

Cada pregunta puede tener una puntuación de entre 2 a 4 puntos y al final se realiza una suma para obtener el puntaje total. Los puntos de corte para determinar si puede existir un trastorno de la comunicación dependen de la edad del niño, por lo que se debe acudir a tablas estandarizadas por edad y se categorizan en rangos de “preocupante” o “no preocupante”. 

Se debe recordar que esta escala es de tamizaje y permite identificar posibles trastornos de comunicación, sin embargo, no se trata de una escala diagnóstica por lo que todos los niños que se encuentren en rango “preocupante” deberán acudir a una evaluación médica para profundizar en su abordaje y, en caso de ser necesario, realizar intervenciones que permitan al niño ponerse al corriente con sus etapas del neurodesarrollo en medida de lo posible.

¿Cuáles son los síntomas del autismo?

El autismo, también conocido como trastorno del espectro autista (TEA), es un trastorno del neurodesarrollo que afecta la comunicación, el comportamiento y las habilidades sociales de una persona. Los síntomas pueden variar ampliamente en su tipo y gravedad, ya que cada individuo con autismo es único. Aquí tienes algunos de los síntomas más comunes:

  • Dificultades en la comunicación:

Las personas con autismo pueden tener dificultades para iniciar o mantener conversaciones. Pueden tener un lenguaje verbal limitado o inusual, como repetir palabras o frases (ecolalia). También pueden tener dificultades para comprender el lenguaje no verbal, como gestos o expresiones faciales.

  • Dificultades en la interacción social:

Las personas con autismo pueden tener dificultades para establecer relaciones sociales. Pueden parecer distantes o tener dificultades para comprender las emociones de los demás. A menudo prefieren estar solos o tienen intereses limitados en compartir actividades con otros.

  • Patrones de comportamiento repetitivos o restringidos:

Esto puede manifestarse de varias maneras, como realizar movimientos corporales repetitivos (por ejemplo, balancearse o dar vueltas), seguir rutinas estrictas o tener intereses intensos en temas específicos. Algunas personas con autismo también pueden ser sensibles a ciertos estímulos sensoriales, como luces brillantes o ruidos fuertes.

  • Problemas en la atención y la concentración:

Muchas personas con autismo tienen dificultades para mantener la atención en tareas específicas o pueden ser hiperfocales en ciertos intereses, lo que dificulta su capacidad para cambiar de una tarea a otra.

  • Desafíos en la adaptación al cambio:

Las personas con autismo suelen tener dificultades para adaptarse a los cambios en su entorno o rutina diaria. Pueden volverse ansiosos o molestos ante cambios repentinos y pueden necesitar tiempo adicional para procesar y adaptarse a nuevas situaciones.

Es importante recordar que estos síntomas pueden manifestarse de manera diferente en cada persona con autismo, y algunos individuos pueden tener síntomas más leves o más graves que otros. Además, los síntomas pueden cambiar con el tiempo a medida que la persona aprende estrategias de afrontamiento y recibe apoyo adecuado. Siempre es recomendable buscar una evaluación profesional si hay preocupaciones sobre el desarrollo o el comportamiento de un niño o adulto.

¿Cuáles son las causas del autismo?

Las causas exactas del autismo aún no se comprenden completamente, pero se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales contribuyen al desarrollo del trastorno. Aquí hay algunas de las posibles influencias:

  • Factores genéticos:

Existe una clara evidencia de que la genética desempeña un papel importante en el autismo. Se ha observado que el trastorno tiende a ser más común en familias con antecedentes de autismo u otros trastornos del desarrollo. Además, estudios genéticos han identificado varios genes que pueden estar asociados con un mayor riesgo de autismo.

  • Factores ambientales:

Aunque los genes desempeñan un papel importante, también se cree que ciertos factores ambientales pueden influir en el desarrollo del autismo. Estos factores pueden incluir exposición prenatal a toxinas, infecciones maternas durante el embarazo, complicaciones durante el parto o exposición a ciertos medicamentos durante el embarazo.

  • Anomalías en el desarrollo del cerebro:

Se han observado diferencias en la estructura y función del cerebro en personas con autismo. Estas diferencias pueden ser el resultado de anomalías en el desarrollo cerebral durante el embarazo o la infancia temprana.

  • Desregulación del sistema inmunológico:

Algunos estudios han sugerido que la desregulación del sistema inmunológico puede desempeñar un papel en el desarrollo del autismo. Se ha observado un aumento en la prevalencia de trastornos autoinmunes y alergias en personas con autismo, lo que sugiere una posible conexión entre el sistema inmunológico y el desarrollo del trastorno.

  • Factores epigenéticos:

La epigenética se refiere a los cambios en la expresión génica que no implican cambios en la secuencia de ADN. Se ha especulado que los factores epigenéticos, como la exposición a ciertos productos químicos o toxinas ambientales, podrían influir en el riesgo de autismo al modular la actividad de los genes relacionados con el desarrollo cerebral.

Es importante tener en cuenta que el autismo es un trastorno complejo y que probablemente no haya una única causa para todos los casos. En cambio, es más probable que el autismo sea el resultado de una interacción compleja entre múltiples factores genéticos y ambientales.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes