Agenda tu cita 8120892244

Escalas de evaluación del autismo en niños

Los trastornos del espectro autista (TEA) son trastornos del neurodesarrollo caracterizados por la presencia de dificultades en la comunicación e interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

En la actual clasificación del DSM-5, los TEA se encuentran dentro de los trastornos del neurodesarrollo, e incluyen:

  • Lo que antes era el trastorno autista (TA)
  • Trastorno de Asperger (TAs)
  • Trastorno desintegrativo infantil (TDI)
  • Trastornos generalizados del desarrollo no especificado (TGD-NOS).

Los TEA son, por tanto, un grupo muy heterogéneo que incluye a personas con diferentes etiologías y, por tanto, diferentes grados de afectación.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas que se presentan en el autismo?

Los TEA se definen por la presencia de dificultades en la comunicación e interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Las manifestaciones clínicas pueden cambiar con la edad y no ser evidentes hasta que no aumenten las demandas del entorno, especialmente en los niños con una buena capacidad intelectual y un lenguaje conservado. 

En los niños pequeños, los motivos de derivación pueden ser:

  • Retraso del desarrollo psicomotor
  • Retraso del lenguaje
  • Irritabilidad
  • Alteración de conducta
  • Directamente, por sospecha de TEA.

También se puede realizar una detección precoz durante el seguimiento de recién nacidos de riesgo neurológico o de aquellos que hayan sufrido una agresión grave del sistema nervioso central.

En los niños mayores de 3 años, la sintomatología puede ser más clara, y por tanto la derivación es realizada con más frecuencia por sospecha de TEA.

Diagnóstico en el trastorno del espectro autista

Una vez conocido el motivo de la derivación, el neuropediatra realizará la historia clínica, la exploración física y la evaluación del desarrollo psicomotor, con el fin de establecer una hipótesis diagnóstica. Si se trata de un niño menor de 3 años y la hipótesis diagnóstica es de TEA, se valorará el desarrollo psicomotor, y se podrá aplicar cualquier escala de desarrollo según criterio del neuropediatra. 

Se valorará la sintomatología del niño en diferentes contextos. Existen escalas de screening que pueden ayudar a identificar a los niños que presentan rasgos TEA y precisan un estudio más profundo, como el M-CHAT o el SCQ, que pueden ser útiles en la consulta.

Evaluación rápida y escalas que ayudan a determinar el autismo

Checklist for Autism in Toddlers (CHAT)

Es una prueba de detección temprana de problemas del espectro autista y como tal está dirigida a establecer la existencia de indicadores psicológicos de riesgo de autismo en niños de 18 meses. Su aplicación es muy rápida, aproximadamente entre 20 a 30 minutos y es una prueba que no se comercializa.

Consta de dos apartados diferentes:

  • En el primero, se preguntan a los padres cuestiones y se utilizan gestos para señalar la interacción.
  • En el segundo, el médico resenta situaciones al niño relacionadas con el lenguaje y el juego imaginativo, para comprobar sus reacciones.

Cuestionario de Comunicación social (SCO)

Otro instrumento destinado a evaluar rápidamente las capacidades de la relación social que padecen los trastornos del espectro autista. Permite recoger los síntomas observados por padres o cuidadores de los niños para poder decidir adecuadamente si es conveniente remitirlos a una evaluación profunda.

 Autism Diagnostic Observation Schedule (ADOS)

Es una escala observacional semi estructurada que puede emplearse para evaluar posibles casos de autismo en pacientes de todas las edades y competencia lingüísticas. ADOS plantea diversas actividades que generan un contexto controlado que permite al evaluador observar los comportamientos sociales y comunicativos. 

La escala de AOD incluye instrucciones muy precisas para pasar y puntuar las distintas actividades. Se obtiene una puntuación global que se compara con puntuaciones de corte de manera que los niños cuya puntuación se sitúan sobre un punto de corte. 

Exploraciones complementarias

El rendimiento de las pruebas complementarias en el TEA es bajo, entre 25-35%. Puede ser necesario realizarlas para identificar comorbilidades que puedan tener implicación para el tratamiento o en el asesoramiento genético. Se recomienda realizar un estudio secuencial, siempre guiado por los signos clínicos, y según la disponibilidad de pruebas en cada centro.

Neuroimagen:

Las pruebas de neuroimagen se realizan en función de los datos clínicos si son sugestivos de lesión cerebral:

  • Focalidad neurológica en la exploración física
  • Alteraciones del perímetro cefálico
  • Alteraciones graves del tono muscular
  • Regresión del desarrollo psicomotor
  • Discapacidad intelectual
  • Epilepsia
  • Alteraciones del nivel de conciencia.  
  • Electroencefalograma:

Se debe realizar en casos en los que se sospeche epilepsia y en aquellos pacientes que presenten una regresión en el lenguaje, para descartar síndrome de Landau-Kleffner.                                                 

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes