Agenda tu cita 8120892244

¿Puede un niño presentar apraxia bucofacial?

Sí, la apraxia bucofacial puede presentarse en niños. Esta condición puede surgir durante la infancia, dificultando el desarrollo normal del habla y la coordinación de los músculos orofaciales. Aunque no siempre es fácil determinar la causa exacta, se ha observado que se presenta en algunos de los siguientes casos:

  • Cuando hay un componente genético involucrado.
  • Factores ambientales
  • Lesiones cerebrales durante el parto o en los primeros años de vida.

¿Qué es la apraxia?

La apraxia, en términos generales, se define como la incapacidad para ejecutar movimientos voluntarios a pesar de tener la capacidad física necesaria. Este trastorno motor puede manifestarse de diversas maneras, afectando movimientos complejos, como:

  • El habla
  • La alimentación
  • Los gestos faciales.

Las causas subyacentes pueden variar considerablemente. En algunos casos, está asociada con lesiones cerebrales, accidentes cerebrovasculares o trastornos neurológicos. En el contexto de los niños, puede ser resultado de un desarrollo cerebral atípico sin una causa clara.

¿Qué tipos de apraxia existen?

La apraxia, en su conjunto, se desglosa en distintos tipos según las áreas específicas que afecta.  

  • Apraxia del habla:

Es un trastorno que afecta la capacidad de planificar y coordinar los movimientos necesarios para hablar. En lugar de problemas musculares, la dificultad radica en la coordinación precisa de los movimientos para formar palabras y sonidos.

  • Apraxia ideomotora:

Este tipo de apraxia interfiere con la ejecución de movimientos complejos o secuenciales en respuesta a instrucciones verbales o mentales. La persona tiene dificultades para realizar gestos o acciones específicas, aunque entiendan la tarea solicitada.

  • Apraxia constructiva:

Afecta la habilidad para realizar actividades que requieren manipulación y organización espacial, como dibujar, copiar figuras o ensamblar objetos. Aquí, se dificulta la comprensión de relaciones espaciales y la ejecución de movimientos precisos.

  • Apraxia bucofacial:

Centrada en los movimientos de la boca y la cara, obstaculiza la coordinación necesaria para el habla, la alimentación y los gestos faciales, lo que provoca dificultades en la producción de sonidos y acciones orales básicas.

¿En qué consiste la apraxia bucofacial?

La apraxia bucofacial se manifiesta con dificultades para coordinar y ejecutar movimientos precisos en los músculos faciales y bucales. Estos movimientos son esenciales para tareas como:

  • Hablar claramente
  • Masticar
  • Tragar
  • Expresar emociones a través de gestos faciales.

En los niños, esto puede traducirse en:

  • Problemas al articular sonidos
  • Dificultades para controlar la lengua o los labios de manera coordinada
  • Complicaciones al comer o beber.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la apraxia bucofacial en niños requiere una evaluación exhaustiva por parte de un equipo médico multidisciplinario. Esto suele incluir a médicos especializados en trastornos del habla y el lenguaje, neurólogos y terapeutas ocupacionales.

Se realizan pruebas específicas que evalúan la coordinación de los músculos orofaciales, la articulación del habla y otros aspectos relacionados con la función motora oral. Además, se toma en cuenta el historial médico y el desarrollo del niño para realizar un diagnóstico preciso.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la apraxia bucofacial en niños generalmente implica la intervención de terapeutas del habla y el lenguaje. Las terapias se diseñan de manera individualizada, adaptándose a las necesidades específicas de cada niño. Se centran en:

  • Ejercicios y técnicas para fortalecer los músculos faciales
  • Mejorar la coordinación motora oral
  • Facilitar la comunicación.

Las terapias pueden incluir:

  • Ejercicios de respiración
  • Prácticas para mejorar la articulación de sonidos
  • Técnicas específicas para mejorar la coordinación de los movimientos faciales y la alimentación.

La consistencia en el seguimiento de las sesiones terapéuticas y la práctica en casa con la guía de los terapeutas son fundamentales para obtener resultados positivos.

El tratamiento no solo se centra en el niño, sino que involucra activamente a los padres y cuidadores. La participación familiar es crucial para reforzar las técnicas aprendidas durante la terapia y para crear un entorno de apoyo que fomente el desarrollo del habla y la alimentación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes